Catálogo

De poemas que morían

Autor: Caballero, Carlos Justino
Materia: Poesía

   Carlos Justino Caballero nació en Córdoba en 1946. Tiene cinco hijos y doce nietos. Es médico, recibido en la Universidad Católica de Córdoba en 1971. Obtuvo el título de especialista en Medicina del Trabajo en la Universidad Nacional de Córdoba (1978). Desarrolló su tarea asistencial como médico clínico (en el servicio de clínica médica y terapia intensiva del Hospital Sagrado Corazón de Jesús y en el servicio de clínica médica de la Clínica Romagosa), posteriormente Director Médico del primer servicio de atención pre-hospitalaria de alta complejidad en la Argentina. También se desempeñó como médico forense y tuvo a su cargo el Departamento de Medicina Laboral del Poder Judicial de la Provincia de Córdoba. Además fue Profesor de Anatomía del Colegio Nacional del Monserrat.

   “De poemas que morían” es su duodécimo poemario Publicó anteriormente “De soles y de escarchas” (2004), “De alboradas y de ocasos” (2005), “De cumbres y de abismos” (2007), “De sentires y sentires” (2008), “De encuentros y desencuentros” (2010), “De la espera a lo esperado” (2011), “De poemas y de cantares”(2012 ), “De letras nacidas entre poetas” (2013, “Desde aquella Strelitzia” (2014), “De cuentos y de poemas” (2015) y “De mi baúl y de esos cofres de luz”(2016).

   El autor ha publicado también sus obras en libros comunitarios de Editorial Dunken: “El río demorado” (2006); “Vuelo íntimo” (2007); Agujas del tiempo” (2008); Extraña pertenencia (2009); ”Libre como un sueño” (2010); La lenta obsesión” (2011); “Calidoscopio de voces” (2012); Selección de las Provincias (2012). De Editorial Mis Escritos: “Antología poética” (2007). De Editorial Nuevo Ser: “Mundo Literario” (2007). De “CEN EDICIONES”: “Antología Escritura Compartida 2011”; “Antología Escritura Compartida 2012”. De Creaciones Literarias: “Poesías y Aparte” (2009).De “Ediciones Pasión de Escritores”: “Una Mirada al Sur” (2012).

A GABY

 

Se ha dormido en tanta paz que hay un espacio

que vibra allá en el cielo, en lo sereno,

en el goce del Padre y en su gozo que al fin llega

a ese descanso que en amor previera.

 

Se ha dormido en juventud tan llena

y va alegre al pórtico añil de donde sale

a su encuentro ofreciéndole su abrazo

el padre de su padre, que ya estaba.

 

Se ha dormido y perdura en mí su imagen,

y no sólo en la paz de sus ojos que ha cerrado

sino en el nítido recuerdo de una tarde

en que regaló, lejano el tiempo, ese fresco alivio

a mi agobio. 

 

 

Valor: $0
Cantidad:
Agregar al carrito
BUSCADOR DE LIBROS
Se necesita un valor.
Seleccione un elemento.
Seleccione un elemento.
ESTAMOS EN
Suscribite a Newsletter
Art - Total: